LAS GANAS DE CREAR DE JOAQUÍN TORRES GARCÍA



El 28 de julio de 1874 nació en Montevideo el pintor uruguayo Joaquín Torres García. Su infancia transcurre en el ambiente del almacén y del taller de carpintería  de su familia. Sintió su vocación por el arte a los doce años. Luego viajó con su familia a España, la patria de sus padres. Allí realizó estudios de pintura entre 1892 y 1896, para luego empezar un camino propio en ese arte.


La plástica y la literatura siempre estuvieron juntas en él, como formas de expresión. Fue escritor, ensayista, polemista y maestro. Leía mucho y pasaba largas horas visitando museos o asistiendo a conciertos. Cuando falleció su padre, en 1901, empezó a trabajar con el famoso arquitecto Antonio Gaudí. En esa época dio clases particulares de dibujo, ilustró libros y conoció a su futura esposa, Manolita Piña y Segura. 


A partir de 1920 vivió en Nueva York y en distintas ciudades de Italia y Francia, hasta que pasó a radicarse a Madrid. Regresó al Uruguay en 1934. Tenía el ideal de impulsar un artepropio e inédito para el continente americano. Un arte moderno que mezclara las expresiones artísticas propias y los postulados del “Constructivismo”. Dijo: "Toda América debe levantarse para crear un arte poderoso y virgen".


Sus curiosos ojos comenzaron desde muy pequeño a interesarse por la realidad, recorriendo la gran Plaza de Carretas. Siempre había en ella al menos unas 500 carretas que traían animales, cuero, lana, trigo, maíz, y muchos productos. Personas de poncho y chiripá, siempre con el rebenque en la mano, eran la figura más pintoresca. De su madre recibió lecciones básicas de lectura y escritura, desarrollando un profundo y disciplinado interés por el estudio, en una actitud autodidacta que habrá de acompañarlo por el resto de su vida. De adolescente dirigirá su interés hacia el dibujo y la pintura. Nació pintor. Jamás había visto a nadie pintar, excepto a los pintores de paredes. 

Según Joaquín Torres García : “el niño aprende jugando. Pues el juego, para él, ha de ser ejercicio de múltiples experiencias y actividades. De creación y descubrimiento. De conocimiento de las cosas y de sí mismo. De iniciación a futuras empresas y estudios. De revelación de su personalidad”.

La realización de juguetes transformables de madera pintada ha sido, dentro de la vasta obra del gran artista uruguayo, uno de los episodios más atrayentes de su vida ya que, inicialmente, Torres García los creó – junto a un pequeño teatro con sus escenografías – para contarles historias a sus propios hijos. Los juguetes tienen más de lo que las personas se imaginan. Los  juguetes tienen un contenido, diseño y material, tan importante como el de su obra”.

Autos deportivos, arlequines, pájaros articulados, pequeños felinos, aves de granja, elefantes, jirafas , mujeres y hombres de diversos colores, ferroviarios y un caballito mecánico denominado “Go Pony” son sólo algunos de los juguetes desmontables creados por este gran artista. Pequeñas obras de arte que no sólo sirven para jugar, sino también para aprender y crecer . “Si el niño rompe sus juguetes , es, en primer término, para investigar ; después para modificar: conocimiento y creación. Démosle pues, los juguetes a piezas, y que haga lo que quiera”.

 “El trato con los niños en las escuelas y lo que iba observando en sus propios hijos , hizo pensar alguna vez a Torres García en los juguetes, pareciéndole que allí había algo que estudiar y crear que estuviese más de acuerdo con lo que debía ser. Sabía él que nada puede reemplazar a las cosas naturales (agua, tierra, madera) con que se divierte y adquiere habilidad y conocimiento el niño, pero puesto que construyen juguetes, al menos que sean en relación con la psicología infantil. Y, viendo entonces que nada, por el momento, podía esperar del arte, y queriendo crearse una situación independiente, pensó en fabricar juguetes. 

La historia de este hombre es increíble, viajó por el mundo, por la creación y por el arte. Fue constante en su búsqueda y tuvo que sobreponerse a muchas pérdidas, entre ellas el incendio de su taller. Una experiencia única que puedes seguir conociendo. Para más información puedes visitar www.torresgarcia.org.uy .

Aquí una muestra de sus trabajos.

DÍA DEL PATRIMONIO ESCUELA MANUEL ANABALÓN

En la Escuela Manuel Anabalón de Panguipulli, en la Región de los Ríos, celebramos el Día del Patrimonio. Entusiastas reporteros y alegres conductoras, hicieron un programa genial sobre los valores e historias de Panguipulli.

Junto a sus profesoras pudimos recorrer momentos muy importantes en la historia de esta bella comuna. La primera escuelas, las embarcaciones que cruzaban el Lago Panguipulli, como el Enco, el tren a Lanco y Valdivia, la vuelta de la guitarra, los wampos, el trabajo en el campo, el terremoto de los años 60, y como era la vida antes en este lugar, fueron parte de la programación especial que realizamos desde esta Escuela.

En la semana los niños entrevistaron a sus abuelos y recolectaron historias de sus familias. Así aparecieron relatos únicos de los primeros habitantes que poco a poco comenzaron a construir las primeras casas, y con ello las calles donde se fueron asentando nuevas edificaciones. 


Cuándo llegaron los primeros autos, cómo se viajaba a Valdivia o a Santiago, en qué lugar estaban las tiendas, dónde se compraban dulces, o qué películas daban en el cine, fueron parte de un programa de conversación muy entrenido, y que pudo escucharse en vivo por la Radio 98.3 FM de Panguipulli.


Muchas gracias a todos quienes hicieron posible este bellísimo programa!!!!.